León se coronó por octava vez en su historia como campeón del futbol mexicano y lo hizo al vencer por 2-1 (global de 3-1) a los Pumas de la UNAM, en un partido en donde los de Ignacio Ambriz lograron imponer condiciones desde los primeros minutos.

Los Universitarios buscaron echar mano de su garra, sin embargo, la practicidad de los locales poco a poco comenzó a mostrarse dentro del terreno de juego por lo que el primero en adelantar a los verdes tras la prematura y sorpresiva salida de Ángel Mena por lesión, fue Emmanuel Gigliotti quien hizo la individual para vencer al regresado Alfredo Talavera.

Con ello Andrés Lillini, estratega de los del Pedregal trató de modificar su parado, pero la tarea comenzaba estar hecha para los del Bajío, que pese a ceder el control del balón no permitieron que se tocara la meta defendida por Rodolfo Cota.

Para el complemento hombres como Juan Ignacio Dinenno y Juan Manuel Iturbe no pudieron ver la claridad que comúnmente buscaban en fase regular y es que un veterano Ignacio González que jugaba su ultimo partido como profesional acompañado de la zaga esmeralda supieron cerrarle bien los espacios.

Cerca del final y con un recién ingresado Yairo Moreno, el León consiguió su segunda diana de la Noche luego de un gran recorte a la zaga para disparar y vencer a Talavera a 8 de que el partido terminara.

Al final el colegiado decretó el final del cotejo y León consigue su octavo título, con ello Ambriz pudo ser por vez primera campeón como técnico y se superó a Pumas que se quedó con siete y se igualó a Cruz Azul con ocho trofeos.